>La transformación de Medellín (I)

>

Dios nos ha bendecido a los colombianos con una gran sobredosis de optimismo, nos encanta ver el lado positivo de la vida y al mismo tiempo criticar con dureza los errores que se cometen y que afectan a partes grandes o pequeñas de la sociedad.
Pongamos la lupa hoy en Medellín, en la década de 1980 era una ciudad muy triste, la capital de la cocaína y la mafia mundial y la urbe con más asesinatos del planeta. Las estadísticas no dejaban casi nada para rescatar de esta ciudad.
Hoy en día Medellín es una de las ciudades más seguras de Colombia y comparable con cualquier ciudad de más de 4 millones de habitantes de los Estados Unidos.
En ´Medellín llegaron a cohabitar dos personajes muy reconocidos. Uno de ellos de apellido Escobar es hoy por hoy una pieza de museo, el recuerdo de uno de los asesinos más despiadados de nuestro país, gran capo de la droga y padrino de todos aquellos vicios políticos, sociales, familiares y culturales que ansiamos dejar en el olvido.
El otro de apellido Uribe es uno de los ex presidentes con mayor aceptación de la historia de nuestro país, que a pesar de todo lo malo que podamos sacar a relucir, ha sentado un precedente de seguridad que todos debemos agradecer inmensamente. En 2002 estuvimos a punto de ser declarados por la ONU como un estado fallido, tal como lo es hoy Haití.
De sobra sabemos que Medellín es conocida como la ciudad de la eterna primavera, con una temperatura promedio de 24 grados centígrados que hace de sus habitantes personas abiertas, amables y ante todo felices.
Grandes alcaldes y gobernadores con visión de futuro y corazón muy humano han hecho posible que Medellín sea hoy en día la ciudad más viable de todo nuestro país y uno de los mayores ejemplos de transformación del mundo entero. ¿Exagerando? Nada más lejos de la realidad.
El desarrollo que se ha ido fraguando en Medellín desde el año 1998 ha sido enfocado hacia la educación, innovación y convivencia ciudadana (a diferencia de otras ciudades enfocadas en la productividad, industria y movilidad). Estos han sido los pilares del cambio. Los proyectos tienen nombre propio: parques urbanos, parques biblioteca, super colegios.
Estos proyectos fueron calificados de “inocentes”, adjetivo que resultó ser falso, hoy en día es inocente creer que sin cultura se puede generar un cambio perdurable. Y esto fue bien entendido desde el principio en Medellín.
Estas iniciativas han ido pululando de forma extraordinaria, hasta el punto de que el BID dice que apoyara a toda ciudad que tenga el mismo modelo de desarrollo de la capital de la montaña. Podríamos enumerar uno a uno los más de 120 proyectos de este tipo que se han ejectuado, pero lo importante es anotar que la apertura de estos espacios ha convertido a esta ciudad en punta de lanza del vanguardismo de América Latina y centro demográfico de ordenada e inteligente ebullición.
Se trata de una revolución urbana que exalta sobre todo las opciones sanas de vida y sus expresiones más puras: la ciencia, la expresión y la creatividad. De hecho se ha propuesto internacionalmente a Medellín como la capital estética de América.
Hay un largo camino que recorrer aún, pero sin duda alguna: Medellín, vas por buen camino.
Manuel Alejandro Gutiérrez Arango
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: